viernes, 23 de mayo de 2014

Mosaico Nolla (después Gardy, ahora Schneider Electric). Meliana.

Una empresa Valenciana cuyos orígenes se remontan a 1860, cuando D. Miguel Nolla (Reus, 1815- València, 1879), que era miembro de una familia de comerciantes catalanes instalados en la zona de Levante, concretamente en Valencia y Murcia, solicita “privilegio de introducción” (durante 10 años) de un procedimiento importado de Inglaterra, obtener el privilegio de establecer una fábrica de mosaicos de varios colores por medio de la presión de tierra pulverizada-barro.

El mosaico Nolla obtuvo importantes premios y reconocimientos.


Los primeros ensayos sobre la fabricación de mosaicos se hicieron en La Industrial Valenciana, situada en Patraix, mientras tanto en Meliana comenzaba la construcción de una gran fábrica, la elección del lugar para ubicar la fábrica no siguió unas pautas de estrategia industrial ni comercial, simplemente se aprovechó una finca propiedad de la familia. Actualmente Schneider Electric y anteriormente Sociedad española de material eléctrico Gardy.


Antigua fábrica de mosaicos Nolla.

Trabajadores de la fábrica de Nolla.

Schneider Electric en la actualidad.
                       

Schneider Electric en la actualidad.
  
La finca estaba formada por una alquería, rodeada de tierra de huerta, que la familia utilizaba como residencia estival.

El "palauet" de Nolla tiene su origen en una alquería del siglo XVII, aunque fue a finales del XIX cuando Miquel Nolla Bruixet, bisabuelo de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberà, construyó a su alrededor la fábrica de mosaico que abasteció durante décadas a las grandes casas y palacios de Europa.

El inmueble ejerció de hospedaje para los clientes más destacados, por lo que fue ornamentado con las composiciones de mayor calidad y más avanzadas de la época que salían de la empresa, a modo de catálogo vivo.

La fábrica llegó a tener más de 600 empleados, la mayoría vecinos del municipio.
Estaba compuesta por 18 anegadas y media de terreno de huerta con moreras y perales, con una alquería y situada junto al camino del Barranquet, en el término municipal de Meliana cerca de Almàssera.

Había pertenecido al Convento de Santo Domingo de Valencia, de ahí que se conociera con el nombre de “L’alqueria des frares”.

La casa-palacete, antigua alquería que sirvió como expositor de mosaicos y después como almacén de material eléctrico, es vendida en 1916 a la familia Volozan que la transforma en vivienda acondicionada a los nuevos tiempos y, actualmente, es propiedad del Ayuntamiento de Meliana cedida por Schneider Electric que compro la fábrica en 1979. (El ayuntamiento de Meliana esta rehabilitándola, ya que esta en muy mal estado, aunque la rehabilitación parece que este parada a día de hoy).

La casa-palacete de Nolla junto a la fabrica.
                   
La casa-palacete de Nolla junto a la fábrica foto actual.
                       
La fabrica se trataba de un edificio de nueva planta, con hornos, almacenes, etc. La prensa de la época se hacía eco y elogiaba la gran empresa situada en la preciosa llanura que media entre la carretera de Barcelona y el mar, ofreciendo un aspecto grandioso “un vasto paralelogramo, uno de cuyos menores lados lo ocupa la quinta, profusamente decorada y los otros tres cuerpos del edificio, construidos expresamente para los talleres, flanqueados por torres, que dan a la fábrica el aspecto de una antigua fortaleza”.

La buena acogida del mosaico fabricado por Nolla hizo que surgieran nuevos empresarios. Ante este temor y estando próxima la caducidad del privilegio concedido, en lugar de renovar el privilegio de introducción Nolla solicitó “privilegio de invención y de exclusividad”.
La Reina Isabel II le concedía privilegio de invención de un procedimiento “para fabricar baldosines de arcilla pulverizada y otras materias de varias formas y colores y con incrustaciones, que ha inventado”. Por Real Cédula de 6 de septiembre de 1864 le concedía “la propiedad exclusiva para que pueda usar, fabricar o vender la mencionada invención por diez años.

La fabricación de mosaico necesitaba no sólo excelentes arcillas sino también una buena trituración para convertirlas en un polvo finísimo. El mejor procedimiento, tal como señala Piñón en su Manual de cerámica, era utilizar los molinos harineros.


Recibo de la fábrica de Nolla.
                                             
En 1865 solicitó autorización para construir en “su casa-fábrica de la partida del Barranquet una capilla destinada a culto público” y se le concedió autorización para celebrar misa.

Nolla había utilizado como expositor la alquería y, para tal fin, la había recubierto de mosaico por dentro y por fuera; cada una de las estancias estaba pavimentada con un modelo diferente. Una manera original y práctica de muestrario comercial.

La fábrica de mosaicos Nolla, situada en el poblado de Meliana, llegó a tener 15.000 metros de superficie, y con 650 operarios que tenía producía 120 hornadas anuales, consumiendo 500 toneladas de carbón, 3500 de tierra y 1200 de arenas lavadas.

El declive del mosaico con la aparición de materiales como el cemento portland y el abaratamiento de los mármoles, los mosaicos quedaron limitados a edificios muy concretos.
La baldosa hidráulica de 20 x 20 imitaba los dibujos y colores de los mosaicos, consiguiendo una visión estética similar y un abaratamiento del producto, además de una colocación menos costosa.

Con el nuevo siglo, la electricidad se generaliza. Son años de tendidos eléctricos y se necesitan aisladores eléctricos de buena porcelana, no es raro, pues, encontrar anuncios comerciales como el del Concesionario León Ornstein de Madrid: “de la mejor porcelana que se produce en España, procedente de la acreditada fábrica de mosaicos y demás productos cerámicos de Hijos de Miguel Nolla, Valencia” (ABC, 14-08-1909).



La fábrica de Mosaico Nolla pasa a la Sociedad española de material eléctrico Gardy y se convierte en fábrica de porcelana para equipamiento eléctrico; actualmente Schneider Electric.

Publicado por: Marcos Real Serneguet.

------------------------------------------------------------------
Fuente: Archivo de arte Valenciano, Publicación de la Real Academia de Bellas artes de San Carlos. Valencia. Autores: Ana Mª Reig Ferrer y Adrià Espí Reig.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares